“21 octubre del 2015, El Día de Regreso al futuro”.

21-de-octubre-de-2015-fecha-a-la-que-se-trasladan-en-volver--9706

Regreso al futuro II es una de las películas de culto del género de aventuras y ciencia ficción. Estrenada en 1989, era la segunda de una saga que basaba su trama en la capacidad de viajar por el tiempo. Si en la primera parte Marty McFly, su protagonista (encarnado por Michael J. Fox) y el doctor Emmet ‘Doc’ Brown programaban y llevaban a cabo un viaje a 1955, en la segunda se dirigían hacia un futuro que entonces parecía lejano: 2015. Ese año ha llegado y, como recoge en un reportaje el diario Daily Mail, hay tantas diferencias como similitudes respecto a cómo Robert Zemeckis, director de la película, imaginó que sería el mundo 25 años después de rodarla. En su momento, Regreso al futuro II arrasó gracias a algunos adelantos tecnológicos que preveía iban a estar disponibles para el gran público en 2015. Pero no todos se han hecho realidad. Así, el famoso aeropatín (quizá lo más recordado de la película), que Marty McFly usa en la plaza central de Hill Valley para escapar de los malos, aún no existe a gran escala. No obstante, la película no iba desencaminada, ya que ya hay algún proyecto que apunta a que más pronto que tarde, habrá monopatines sin ruedas. Se trata de un proyecto llamado Hendo Hover, auspiciado por la leyenda del monopatín Tony Hawk, que utiliza campos electromagnéticos para mantener el monopatín en el aire.

Sin carreteras

Al inicio de la película, ‘Doc’ Brown le decía a Marty que “a donde vamos no necesitamos carreteras”. Y es que en el 2015 de ficción, los coches volaban. Ese avance está lejos de ser real. Los coches todavía circulan pegados al suelo y no hay perspectivas de que la cosa cambie, pese a que ya hay una compañía eslovaca que trabaja en este invento. Otro ‘fallo’ de la película es pensar que en 2015 todavía se usaría el fax a gran escala. El Marty McFly de esa época es despedido y el mensaje le llega a través de un fax, elemento que cada vez se usa menos.

Precisamente en esa secuencia se ve uno de los grandes aciertos de la película: una videoconferencia. Hoy en día, gracias a herramientas como Skype, son un elemento más en nuestras comunicaciones, aunque en 1989, año de estreno del filme, era pura ciencia ficción. Otros aciertos son la existencia del cine 3D. En su llegada a la plaza de Hill Valley de 2015, Marty se asusta al ver una promoción de una secuela de Tiburón. Aunque no tiene ese nivel de realismo, el cine en tres dimensiones sí que ha cambiado la manera de ver películas en el cine. Además, Marty lleva ropa inteligente. Aunque no está todavía muy extendida, ya se han inventado prendas con conexión a Internet que ofrecen datos como las constantes vitales. Lo que aún no hacen, como la chaqueta de Marty, es secarse solas. Otro vaticinio correcto es la existencia de unas gafas que permiten responder al teléfono. Las lleva una hija de Marty McFly y aunque son mucho más aparatosas, tienen la misma filosofía que las Google Glass.